Actualidad

En las mejores manos

8 junio, 2019

El servicio especializado en patologías deportivas de Clínica San Miguel ofrece tratamientos innovadores y una atención integral, fruto de la coordinación entre Traumatología, Rehabilitación y Fisioterapia.

Usue Aramburo, coordinadora del equipo de Fisioterapia de la Clínica San Miguel y el doctor Ricardo Escribano, del Servicio de Traumatología, representan a dos de los tres pilares de la atención de patologías deportivas que ofrece este centro, junto con el área de Rehabilitación. “En primer lugar, se hace un diagnóstico desde el Servicio de Traumatología; después, el paciente pasa a Rehabilitación, donde se decide el tratamiento más adecuado en cada caso y, a partir de ahí, si lo requiere, se le deriva al Servicio de Fisioterapia”, expone Ricardo Escribano.

Así se coordinan estas tres áreas diferenciadas, compuestas por profesionales “con amplia experiencia en patologías deportivas” que, en muchos casos, “tienen contacto con el mundo deportivo fuera del centro y forman o han formado parte del servicio médico de diferentes clubes deportivos”, destaca Escribano. Esta circunstancia les permite afinar más si cabe en los diagnósticos y tratamientos y, por supuesto, individualizar cada caso. “Cubrimos un gran abanico de federaciones deportivas, dedicadas al baloncesto, fútbol, patinaje, pádel, artes marciales… prácticas que generan muchas patologías traumáticas”, detalla.

“En el caso de las lesiones que presentan los corredores habituales, como pueden ser los participantes de la ‘San Fermín Maratón’, se trata de patologías musculares en su mayoría, como sobrecargas, tendinitis, el famoso síndrome de la rodilla del corredor…”, señala. “De vez en cuando puede ser que nos enfrentemos a una complicación quirúrgica, como la rotura del tendón de Aquiles, por ejemplo, pero no es lo habitual. Las lesiones que pueden afectar a los corredores son aquellas que todo el mundo experimenta en algún momento de su vida deportiva”, aclara. “Todo depende del volumen de deporte que practiques, de las horas de entrenamiento, y de la rapidez en la evolución en la práctica deportiva”, apunta Aramburo. Y detalla: “Hay mucha gente que ve progresos rápidamente y empieza a aumentar la duración del deporte sin respetar la debida progresión, lo cual da lugar a sobrecargas”.

Terapia con factores de crecimiento
Uno de los métodos innovadores que está aplicando el área de la Clínica San Miguel que atiende  patologías deportivas es el tratamiento con plasma rico en plaquetas y factores de crecimiento, que busca recuperar íntegramente el tejido a partir del propio tejido lesionado. Un tratamiento tradicionalmente reservado a los deportistas de élite que, sin embargo, “se ha ido universalizando en los últimos años”. “Ya se utiliza en gran variedad de patologías, sobre todo en tendinitis crónicas. “Eso sí, hay que valorar muy bien cada caso, ver a quien se aplica y en qué circunstancias, ya que no a todo el mundo le va bien”, explica Escribano.

En este campo, tanto traumatólogos como profesionales del área de Rehabilitación aplican terapias conjuntas mediante infiltraciones o procedimientos guiados con ecografía. Todas ellas, con resultados “muy satisfactorios en general”. “La medicina regenerativa es muy aplaudida porque no es invasiva (evita la cirugía), es ambulatoria (no precisa ingreso), y tampoco requiere pruebas complicadas. Además, permite obtener rápidos resultados”, asevera.

Variedad de tratamientos
En cuanto a los tratamientos que se aplican en el área de Fisioterapia, existen multitud de variantes. Por un lado, siempre se aplica, en mayor o menor medida, el tratamiento manual, con técnicas diversas. Por otro lado, la clínica también dispone de aparatología especializada, que en muchas ocasiones se combina con técnicas de terapia manual. “En el caso de las lesiones de corredores, lo más habitual es aplicar ultrasonidos o láser para regenerar el tendón; magnetoterapia, con potentes efectos regeneradores, o tecarterapia, que utiliza la electricidad para acelerar el metabolismo celular”, explica Aramburo y Miguel Ostiz, especialista en Fisioterapia Deportiva. “La utilización de unas técnicas u otras dependerá de las necesidades de cada paciente porque siempre, siempre, valoramos cada caso por separado”, recalca. 
Asimismo, los profesionales de esta área se encargan de “enseñar” al paciente los ejercicios y entrenamientos que debe realizar para superar su lesión, y también para prevenir otras de cara a un futuro, con el fin de que su vuelta al deporte se produzca de manera segura y saludable.
“Hay una labor educativa muy importante, y también de tutela a lo largo de todo el proceso de recuperación”, señala Aramburo.

‘Return to play’
Una de las fortalezas del servicio de atención a deportistas de la Clínica San Miguel es el seguimiento que se hace del paciente, desde que entra en contacto con el centro hasta que está totalmente preparado para volver a desarrollar su deporte específico habitual.
Así, una vez tratada la lesión, se lleva a cabo una fase de preparación física, cuyo objetivo es que el deportista “esté listo para hacer una vida normal”, explica Aramburo. Después, se lleva a cabo una readaptación física, proceso que prepara al deportista para volver a practicar el deporte que realizaba antes de la lesión, al mayor nivel posible. “Es lo que se llama ‘Return to play’”, indica Aramburo. “Hasta que el paciente
no está preparado para volver al campo de juego, no lo soltamos”, resume.

Todo ello, además, con la garantía que ofrece un equipo de fisioterapia especializado en medicina deportiva, que en breve va a incorporarse al área de fisioterapeutas habituales del centro.

Reportaje publicado en Diario de Navarra con motivo de la San Fermín Marathon.